31 octubre, 2010

Estrellas

La noche… Realmente la noche en la ciudad es algo grandioso, lleno de luz (al mismo tiempo), que arrebata la atención de nuestros sentidos, el frío, las luces, el tráfico… Un instante de una noche de luna llena que querría vivir todo el mundo. 

Fuera de la legión de edificios, “ambiente”, y ríos de personas, las estrellas reinan en el campo, una infinidad de pequeños focos que nos miran desde arriba. Vértigo, eso es lo que provoca ver la inmensidad del universo de semejante manera. En la quietud de la noche: la soledad, y el aparente desamparo caen en el olvido con su misteriosa contemplación, dejas de ser tú, para ser solo tus ojos, o incluso unas lágrimas huérfanas que escuchan  la calma de una noche estrellada. Entonces un escalofrío recorre tu cuerpo inmóvil, para despertarte.

23 octubre, 2010

Subwoofer

Muchas veces, tenemos el material que necesitan nuestros oídos, y los mismos dispuestos al disfrute, pero en ocasiones no es suficiente. De vez en cuando conviene pararse, a preparar  la situación. Muchos acompañas el jazz, con un cigarrillo, mientras acarician un instrumento de cuerda entre las manos; otros escuchan a Mozart entre los bosques más espesos y entre la naturaleza exuberante del norte; otros los Nocturnos de Chopin entre velas y la oscuridad y melancolía de la noche; otros aprovechan la intensidad y la pequeña dimensión de un coche para concentrar toda la fuerza del rock entre las luces de la ciudad, y la velocidad de la máquina … En este artículo no me referiré a la situación exterior, al trato de la vista y el gusto simultáneo junto con el oído, sino únicamente el oído y quizás alguno más de los sentidos. Hoy en día la tecnología nos invade la rutina, dándonos la posibilidad de deleitar nuestro tímpano (ya no tan refinado por el caos de la vorágine)  en cualquier momento, y esto es maravilloso y odioso al mismo tiempo. Se puede despreciar el arte más sublime, y aborrecer la esencia delicada de un perfume indescriptible: nos acostumbramos a todo, especialmente si nos lo procuramos en grandes dosis egoístas: sin duda el objeto de nuestra satisfacción momentánea vale más. Aunque me aleje unos pasos del motivo de estas letras, creo que es muy importante no escuchar (aún teniendo la posibilidad ) esa pieza que apetece más en ese momento, la tecla que favorece tanto ese instante que si vibrara en nuestros oídos… ¡no!: Sería mucho mejor si apareciese de improviso, de repente como mágicamente, de ese modo toda la fuerza arrolladora del arte, desesperada por asolar todos tus sentidos hasta dejarlos aislados y conmovidos, te deja sin habla sorprendentemente. Escuchas con toda la atención, esa otra que aparece, y no aparenta ser tu preferida, pero te paras y la descubres y conoces, entonces todo es diferente y revelas su secreto…

La intensidad, esto es la calidad intensa: el directo. La mayoría de las veces no podemos acceder a la creación de la música en directo, pero un buen equipo soluciona en gran medida el problema común. El nivel, la medida, ha de ser así: que cuando escuches no seas capaz de predecir de donde viene el sonido sino que simplemente esté ahí, como la banda sonora de una película, que no sepas por dónde susurra el altavoz, que venga de lo más alto. El  subwoofer vibra, acompasando las ondas del gran imán, con los latidos del corazón, siendo en ese momento la música y tú la misma cosa. De alguna manera el tacto de la música. Que las notas inunden el todo, la realidad de esos doscientos setenta segundos.