08 noviembre, 2010

Lista de Prohibiciones Asequibles

Supongo que a veces el dejar “todo” y volver a “lo de siempre” duele un poco en ese trozo de espíritu aventurero que tenemos todos, en el ansia de encontrar algo maravilloso. En ocasiones parece que es imposible encontrarlo en el tiempo real, en la vida ordinaria, en el_dichoso_horario. En la visión seca, parda y monótona de la rutina no se contempla la posibilidad de que el día a día sea otra hazaña, algo que deba ser recordado por el mundo o al menos por su único protagonista. Este es el motivo de que muchas caras tristes arrastren los pies de camino a la universidad, al trabajo, al colegio… Lo entiendo. A veces esto se traduce en música comprimida en los asesinos de conversaciones o incluso de disfrute (si se abusa de ellos): los auriculares. Llevar una vida paralela, literaria o novelista al leer también ayuda a evadirse de la realidad diaria. 

Sin embargo_se_propone algo nuevo, un secreto. A veces los secretos hacen una vida emocionante. Como dice Basil Hallward en el Retrato de Dorian Gray: _“Con el tiempo he llegado a amar el secreto. Parece ser lo único capaz de hacer misteriosa o maravillosa la vida moderna. Basta esconder la cosa más corriente para hacerla deliciosa”. La “__Lista de Prohibiciones Asequibles”._Si, esto es como su nombre indica prohibiciones-asequibles. Cuando digo prohibiciones me refiero a “prohibiciones” y también a circunstancias que definidas así por la costumbre o la casualidad, no son alteradas porque se han establecido así. Oficialmente no aparecen en acta, pero están ahí, como los ingredientes de un exquisito plato que pasan desapercibidos entre los sabores visibles. En el fondo son tonterías, que no conllevan nada, empiezan y acaban ahí. Aquí entra el ladrón, diríase que hablamos de arte, pequeños triunfos. No tiene que ser necesariamente algo vil, u objeto de necios. A veces es simplemente, esquivar las reglas, o incluso romperlas.  Disfruta de tu lista…