La identidad del comprador

Ahora, en sociedad, para definir mi identidad tengo que comprar. Yo soy porque compro y en la medida que compro. Con un poco de holgura económica hay que hacer un gran esfuerzo por no comprar lo que se te ocurre o te ofrecen para, en concreto, ninguna misión en particular, eso sí, bajo la promesa de que te hará más completo y feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario