13 agosto, 2021

No me llega

Como una manzana,
fuera de la sala de reuniones.
Me asomo al balcón
y veo que viene una mujer
desde la calle Alcalá
chillando en un idioma desconocido.
Tiene la piel del cuello
enrojecida de gritar
arrastra su blusa con ella.
Está muy enfadada
pero eso no me llega.
Sigo su trayectoria,
parando en algunos sitios
pega patadas inertes
y tira el cartel de una farmacia.
La gente, desde la calle
dejan de ser ellos
y se paran a mirar.
Estoy contigo,
me digo.
Pero no puedo estar
más lejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario: